CULTIVOS RAÍCES Y TUBÉRCULOS

Cómo cultivar cúrcuma en maceta

cúrcuma, raíz, medicinales, maceta, rizoma

A veces nos da por añadir cultivos extravagantes o muy poco cultivamos y este es un caso concreto de ello. Pocas personas estarán acostumbradas a ver cómo se puede cultivar la cúrcuma, pero ahí esta nuestro ejemplo. Les vamos a intentar contar algunas cosas importantes de esta herbácea de la familia de las zingiberáceas y todas las propiedades que alberga su rizoma.

Cosas que necesitas saber si quieres cultivar cúrcuma

  • Es un planta tropical
  • No aguanta menos de 15 grados de temperatura.
  • Le gusta zona luminosa pero la luz debe ser indirecta, que no le de el sol.
  • Es perfecta para cultivar en interior o en una zona con algo de sombra en el jardín en climas templados.
  • Florece en verano.
  • Tarda 10 meses desde la siembra a la cosecha
  • Cosecha: se sacan los rizomas y se hierven. Después se dejan secar en un lugar fresco y seco.

Siembra y trasplante de cúrcuma

Dónde comprar los rizomas:

OPCIÓN 1: Supermercado. Yo lo encontré en Supermercado Veritas. Comprueba si tienes uno cerca de tu casa: https://www.veritas.es/tiendas/

OPCIÓN 2:  online

https://bit.ly/2RbM8Tg

Cuándo germinar cúrcuma
Si cultivas en interior y tienes una zona luminosa donde colocarla puedes hacerlo durante todo el año. Si la vas a cultivar en exterior es mejor germinarla durante el invierno en interior y sacarla al exterior alrededor de marzo-abril.

Proceso de germinación de la cúrcuma
Para forzar la germinación, puedes colocar los rizomas en un plato con agua, a mí este sistema me funciona muy bien, simplemente añadimos un dedito de agua al plato, cuando este se seca dejo un par de días sin agua y luego vuelvo añadir.

En zonas o temporadas más frías, en las que el agua no se evapora, simplemente vaporiza un par de veces al día el rizoma, no le añadas agua ya que no les gusta pasarse demasiado tiempo en remojo. El objetivo de esto es evitar que salga moho, ya que en ese caso el rizoma no nos serviría.

Una vez hayan germinado, cosa que puede variar mucho según la temporada y la humedad incluso del estado de latencia en el que se encuentre la planta (suele ser desde unos días hasta un mes) toca transplantarlo.

La planta puede hacerse hasta 1 metro de alta, con lo cual necesitará una maceta considerable (unos 30 cm de diámetro es lo ideal). Pero para las primeras fases, yo te recomiendo hacer un primer trasplante a una maceta pequeña, más ancha que profunda. Te resultará más fácil mantener controlada la humedad y moverla de un sitio a otro hasta que la planta esté bien establecida.

Una vez ya tenga un tamaño considerable y unas cuantas hojas. Podemos trasplantarla a su maceta definitiva.

Cuando estuve investigando sobre el trasplante, vi que había gente que trasplanta el rizoma. Pero yo siempre he encontrado que la planta va mucho más rápido cuando dejas que asome la cabeza. Le gusta tener algo de luz.

Cuidados de la cúrcuma mientras crece

cúrcuma, raíz, medicinales, maceta, rizomaHumedad:

Le gusta un ambiente húmedo pero no encharcado. Las macetas de terracota le funcionan a la perfección, sobre todo en interior, ya que permiten una mejor aireación. Y ya saben, siempre siempre, las macetas con agujero en la base. No permitas que el suelo se seque entre riegos.

Abonado:

Le gusta un suelo rico en materia orgánica, pero un exceso de abono nitrogenado hará que desarrolle pocos rizomas. La mejor solución es utilizar humus de lombriz o compost de forma periódica para ir aportando el abono que necesita.

  • Opción 1:  Humus de lombriz o abono orgánico equilibrado diluido en el riego durante dos semanas.
  • Opción 2: Un puñado de humus de lombriz sólido o compost sobre el sustrato una vez al mes.

Luz:

Coloca la planta en una zona luminosa, pero sin sol directo o las hojas empezarán a quemarse.

Problemas:

La planta de cúrcuma no suele tener problemas de plagas. Lo único que puede ocurrir durante el proceso de germinación es lo siguiente:

  • Que no germine.
  • Que al rizoma le salga moho

En ambos casos quiere decir que el rizoma no estaba en estado de latencia, sino que se había secado demasiado y ya no era viable para germinarlo. En los dos casos lo que hay que hacer es desecharlo y probar de nuevo con otro.

La cosecha de la cúrcuma

La cúrcuma estára lista para cosechar cuando las hojas y el tallo comienzan a ponerse marrones y secos, esto suele ocurrir alrededor de los 7-10 meses después de la siembra, que es cuando empieza su periodo de latencia. Pero no te preocupes, después de unos meses, la planta volverá a rebrotar como si no hubiera pasado nada.

Si es el primer año que cultivas cúrcuma, y cumples alguna de las siguientes condiciones:

  • Cultivas en interior
  • En tu zona el suelo no se hiela en los meses de invierno.

Te recomiendo no coseches los rizomas, simplemente corta los tallos y deja “dormir” a tu planta los meses de invierno. De esta forma conseguirás establecerla y obtener muchísimas más cosechas los años posteriores.

Para cosechar:
Coge del tallo y arranca, saldrán con facilidad arrastrando los rizomas. No lo coseches todo y deja unos cuantos rizomas en la maceta o en el suelo, estarán felices de rebrotar en unos meses. Para esos rizomas que dejas en la maceta, puedes cortar los tallos, que se quedan con aspecto seco y mustio durante los meses de latencia.

Con los rizomas que has cosechado, corta los tallos un par de centímetros por encima de la masa de rizomas y lávalos bien.

Cómo conservar cúrcuma

En fresco
Puedes congelar los rizomas o mantenerlos en la nevera en un tupper hermético.

En polvo
Para que te dure una eternidad y un poquito más puedes hacer tu propio polvo de cúrcuma. Pon los rizomas recién lavados en una olla con agua y llávalo a ebullición. Cocina a fuego lento hasta que puedas perforarlos fácilmente con un tenedor (dependiendo de su tamaño, esto puede tomar de 45 a 60 minutos o más). Escurre los rizomas cocidos y déjalos enfriar un poco. Después, frótalos con los dedos para eliminarles la piel.
Córtalos en láminas y déjalos secar al sol o con un deshidratador de alimentos a 140 grados hasta que queden frágiles y se rompan al intentar doblarlos.
Una vez deshidratados, resulta muy fácil hacerlos polvo con un mortero.

Por cierto, todo este proceso se hace mejor con guantes, de lo contrario acabarás con los dedos amarillos ?

La Huerta de Antonia

Fuente

Compártelo en tus redes

Déjanos tu comentario

/* ]]> */